rojo asul naranja verde negro griz amariyo blanko

Cigarros Piratas

 

México enfrenta una nueva amenaza: La piratería de cigarros.

Cigarros falsos, que por todas sus características resulta muy difícil distinguir de los originales.

“En ocasiones sabe diferente, muy diferente”, dice un fumador.

Los piratas son tan sofisticados, que han logrado copiar todo o casi todo: filtros, celofán, aluminio, cajetilla, empaque, leyendas, colores, impresiones, paquete, cajas.

Los cigarros pirata proceden de China y de Filipinas y se distribuyen en Tepito, la Merced y la Central de Abasto de Ecatepec, entre otros puntos.

“Este viene idéntico al nacional, viene idéntico, este viene de China y este viene de Estados Unidos... Uno dice que es nacional, porque viene igual que el nacional, pero es pirata, ya el que sabe yo le doy de este a 100 pesos”, comenta un vendedor de Tepito.

El equipo de Los Reporteros viajó al continente asiático para buscar el origen del problema.

Nuestro recorrido nos llevó a Filipinas, Hong Kong, Tailandia y Singapur.

En Manila, la capital filipina, la venta de cigarros pirata es abierta. Ocurre en las calles, en la propias oficinas de la Aduana y en negocios establecidos.

Ingresamos con una cámara oculta, acompañados de un detective filipino que se hizo pasar por comprador de cigarros.

VENDEDORA: El que le estoy vendiendo es original, el otro es el falso, hecho en China... Los dos son originales.

COMPRADOR: ¿Cuál es el genuino?

VENDEDORA: Los dos

COMPRADOR: ¿Está segura?

VENDEDORA: SÍ, pero tienen diferencias, este es el mezclado, el que viene de Estados Unidos, es más fuerte, este cuesta 600 pesos filipinos, este cuesta 450 pesos filipinos... Si quiere falso, se lo puedo conseguir por 300 pesos filipinos.

Finalmente, nos vendió el paquete por 300 pesos filipinos, el equivalente a 60 pesos mexicanos, cuando, el precio del producto original es del doble.

Según el detective filipino ambos paquetes son falsos. Y la veintena de marcas que se exhiben también son falsas... Lo que muestra cómo se ha especializado la piratería.

En China hay alrededor de dos mil fábricas clandestinas de cigarros pirata.

Los falsificadores empezaron a distribuir sus productos en diversas regiones del mundo, hasta vender mil millones de cigarros cada año, la mitad de la producción total.

Bandas chinas instalaron fábricas clandestinas en Filipinas, aprovechando su producción de tabaco, afirma un investigador de piratería de cigarros:

Todas esas personas habían trabajado en fábricas clandestinas de cigarro en China, tenían experiencia en el uso de las máquinas.

Este tipo de fábricas o talleres operan en condiciones inhumanas tanto en China como en Filipinas.

En Manila se detectó la esclavización y abuso sexual de menores de edad, habla un detective especializado en piratería:

“En la primera fábrica clandestina que desmantelamos había niños trabajando en la fábrica, cerca de 15 de ellos y pudimos canalizarlos a una agencia de Gobierno.

En estas fábricas priva la insalubridad... El tabaco se maneja sin control de calidad y se mezcla con envolturas, arena, plásticos y otros desperdicios.

El cigarro falso que es decomisado se destruye para que no vuelva al mercado.

En bodegas de Manila, Filipinas se encuentran alrededor de 50 millones de cigarros confiscados, son cigarros falsos que fueron producidos en China, elaborados casi de manera idéntica a los cigarros originales. De ser vendidos en México, tendrían un valor de unos 50 millones de pesos.

Los contrabandistas de cigarro se valen de las facilidades del comercio mundial para distribuir los productos.

El Jefe de Inteligencia de la Aduana de Filipinas asegura que generalmente el contrabando de cigarros es declarado como sandalias u otros productos de bajo valor y la primera porción del contenedor tiene las sandalias u otros productos y los cigarros están atrás en la parte interna del contenedor.

Regresar